En los niños, es difícil detectar los problemas oculares, a menos que resulten evidentes. Ellos no son capaces de percibir si ven mal ni de verbalizar las molestias que pueden padecer. Por eso son los padres quienes tienen que estar pendientes para poder identificar si existe alguna deficiencia visual. Existen algunos signos que pueden indicar problemas oculares en niños. Te los explicamos a continuación.

Signos que pueden indicar problemas oculares en niños

Alineación incorrecta de los ojos

Hasta un 6% de la población sufre estrabismo. Por ello, es importante hacer un diagnóstico precoz pues puede estar provocado por una ambliopía, también conocida como ojo vago. Este problema debe ser corregido durante la infancia, de lo contrario puede acarrear una pérdida irreversible de la visión. Estos son los signos que se observan en los niños:
  • Ojos mal alineados o que no se mueven a la vez
  • El niño gira la cabeza para un lado para fijar la vista (tortícolis)
  • Se frota los ojos con mucha frecuencia
  • Cierra un ojo o lo tuerce cuando quiere enfocar la vista
  • Guiña los ojos de manera habitual

Problemas de refracción

Hasta un 20% de los niños padecen algún defecto de refracción (miopía, hipermetropía o astigmatismo). Síntomas de miopía
La miopía suele aparecer en torno a los seis años y estos son los signos más comunes.
  • El niño entorna los ojos para ver en la distancia
  • No distingue a las personas que se encuentran lejos
  • Tiene preferencia por actividades que requieren visión cercana
Con la hipermetropía, el niño ve correctamente, pero tendrá que realizar un esfuerzo visual constante que provocará ciertos síntomas.
  • Dolores de cabeza precedidos de un esfuerzo visual
  • Enrojecimiento ocular tras leer o escribir
  • Sensibilidad en los ojos, fotobofia, orzuelos o lagrimeo
  • Rendimiento escolar bajo
  • Estrabismo
El astigmatismo puede estar asociado la miopía o la hipermetropía, o bien presentarse aisladamente.
Algunas pistas para detectarlo:
  • Parpadeo frecuente y exagerado
  • Modificación de la posición de la cabeza para fijar la vista
  • Congestión y enrojecimiento tras leer y escribir
  • Cefaleas
  • Bajo rendimiento escolar

Ojo vago

El ojo vago o ambliopía afecta en torno a un 5% de la población y es una de las causas más frecuentes de la pérdida de capacidad visual en países desarrollados. Si hay antecedentes familiares de ojo vago, problemas de retina o de refracción, hay que estar especialmente alerta. También si el niño ha sido prematuro. El ojo vago no suele presentar síntomas, por ello es conveniente realizar un examen oftalmológico cada cierto tiempo. Sin embargo pueden percibirse algunos signos.
  • Cefaleas
  • Al leer, el niño confunde letras o se salta palabras
  • De fácil distracción

Problemas oftalmológicos en bebés

En niños muy pequeños todavía es más difícil identificar problemas oculares, por lo que conviene ser aún más observadores. Estas pueden ser algunas señales de alarma.
  • Los ojos no están bien alineados
  • Las pupilas son diferentes entre sí o se perciben blancas
  • Tiene un párpado más cerrado que el otro
  • Muestra demasiada sensibilidad a la luz
  • Hace movimientos extraños con los ojos
  • No enfoca la mirada o no sigue los objetos
  • Se frota mucho los ojos

 

La recomendación de los expertos es realizar revisiones periódicas a partir de los 2 años o antes, si se perciben algunos de los signos que pueden indicar problemas oculares en niños.

En la Clínica García de Oteyza somos expertos en oftalmología pediátrica disponemos de material y técnicas adaptadas a las necesidades de niños de todas las edades. Si quieres concertar una visita, contáctanos en el 93 418 67 89 o en info@garciadeoteyza.es. También puedes reservar una cita directamente desde nuestro apartado web de contacto.