El estrabismo en niños y adultos es la pérdida del paralelismo de los ojos. Los ojos de estos pacientes no se encuentran rectos y “miran” en direcciones diferentes. Siendo uno el ojo dominante y el otro el dominado. Esto provoca que al cerebro lleguen dos imágenes distintas.
En función de la edad de aparición del estrabismo pueden ocurrir dos situaciones. Si el estrabismo se presenta en edades tempranas, generalmente el cerebro descarta la imagen menos nítida. Con esto, se produce lo que se conoce como supresión. Por el contrario, si el estrabismo se presenta en adultos, las dos imágenes son percibidas por el cerebro y producirá el efecto conocido como diplopia (visión doble).
En muchos casos el estrabismo es congénito y se aprecia ya en niños menores de 6 meses. No obstante, también puede presentarse en otras etapas de la infancia e incluso en la edad adulta. El estrabismo puede manifestarse de forma intermitente en momentos de agotamiento o puede ser constante.

¿Por qué se produce y cuáles son las causas del estrabismo en niños y adultos?

 

Existen muchas causas de estrabismo y las podremos dividir en función de la edad de presentación. En los más pequeños las causas pueden ser hereditarias, problemas oftalmológicos como las cataratas congénitas, defectos refractivos como la hipermetropía o la míopía.
A diferencia de los niños, en los casos de estrabismo en personas adultas también existen enfermedades de tipo general que están relacionadas. Estas son las más comunes:
  • Enfermedades de tiroides
  • Diabetes mellitus
  • Tumores que afectan al sistema nervioso central
  • Miastenia Gravis que daña el sistema neuromuscular
  • Traumatismos craneoencefálicos
  • Infartos cerebrales u otros accidentes cerebrovasculares
  • Esclerosis múltiple
  • Estrabismos asociados a la edad (ETAE)

¿Qué síntomas puede presentar el estrabismo en niños y adultos?

 

Existen síntomas distintos en los casos de estrabismo en niños y adultos. En los niños, el más obvio y llamativo es la desviación del ojo, que es fácilmente detectable si resulta muy evidente. En estos casos los padres pueden acudir rápidamente a un oftalmólogo infantil especializado en estrabismo. De este modo pueden comenzar el tratamiento cuanto antes. Pero a veces, la desviación es tan pequeña que puede pasar desapercibida y solamente se detecta tras una examen oftalmológico.
Por lo general, los niños estrábicos presentan también un problema de ambliopía. Éste se conoce comúnmente como “ojo vago”. Se produce por esa dominancia de un ojo sobre otro y debe ser tratada antes de los 7-8 años.
En el caso de los adultos, los síntomas más comunes que suelen describir son los siguientes:
  • Diplopía o visión doble
  • Percepción de imágenes superpuestas (confusión)
  • Fatiga visual
  • Dificultad para leer o enfocar objetos cercanos
  • Sensación de pesadez
  • Torticolis que se produce al mover la cabeza de forma inconsciente y colocarla en posiciones que alivien los síntomas
A veces, el estrabismo puede tener repercusiones más allá de los problemas oculares. La desviación de uno de los ojos dificulta el contacto visual con otras personas. Lo cual puede llegar a afectar a las relaciones sociales.
Entre los distintos tipos de estrabismo en niños y adultos pueden presentarse las siguientes variaciones sintomatológicas:
  • Esotropía, endotropía o estrabismo convergente (el ojo se desvía hacia dentro)
  • Exotropía o estrabismo divergente  (la desviación se produce hacia afuera)
  • Hipertropía (hacia arriba)
  • Hipotropía (hacia abajo)

Cómo se realiza el diagnóstico del estrabismo en niños y adultos

El estrabismo que aparece en la juventud o en la edad adulta debe estudiarse minuciosamente para establecer las causas. Puede deberse a un estrabismo arrastrado desde la infancia que se ha ido descompensando con el tiempo, a la parálisis de un nervio o a un traumatismo, entre otros factores. El estudio del paciente debe hacerse de forma relativamente urgente ya que, como se ha mencionado, el estrabismo puede estar vinculado a patologías generales de diversa gravedad.

Diagnóstico

El oftalmólogo debe realizar varias pruebas para valorar si el paciente sufre estrabismo, de qué tipo y en qué grado para establecer las pautas de tratamiento de cada caso particular.
  • En primer lugar se realiza una medición de la agudeza visual y un test de graduación de la vista. Así se puede clasificar el defecto visual del paciente y cuantificar las dioptrías de cada ojo.
  • A continuación se hace un examen completo de la motilidad ocular y de la visión binocular. Esta pruebas sirven para corroborar o descartar la presencia de alguna patología que afecte a la buena coordinación en el movimiento sincronizado de ambos ojos.
  • Finalmente se estudia el fondo de ojo. Es decir, las zonas situadas en la parte posterior del globo ocular, como el nervio óptico, la retina, la mácula y los vasos sanguíneos.

Tratamientos del estrabismo en niños y adultos

Tratamiento del estrabismo en niños

Antes de nada se debe realizar un estudio completo en el que se utilizarán gotas para dilatar la pupila. El objetivo de este examen es descartar tanto las causas orgánicas del estrabismo como las causas refractivas para poder definir el tratamiento adecuado.

1.Corrección de la ambliopía

En los niños, lo primordial es corregir el ojo vago cuanto antes ya que el factor tiempo es muy importante. Los expertos han establecido que la ambliopía debe tratarse antes de los 7 años. Cuanto más se retrase el diagnóstico y el tratamiento, más difícil será la curación y, llegado a un punto, puede ser imposible, pues la capacidad visual de ese ojo se habría perdido de forma irreversible.  El ojo desviado hay que estimularlo y para conseguirlo se recurre a la oclusión del ojo dominante con un parche adhesivo.  De esta manera se le obliga a trabajar y se realiza una rehabilitación visual para que el ojo aprenda a ver. Casi siempre se complementa con el uso de gafas. Si, transcurrido un tiempo, se corrige la ambliopía pero la desviación persiste, se planteará la opción de realizar una operación quirúgica para corregir el defecto.

2.Cirugía para corregir el estrabismo

Lo que se hace en esta operación es intervenir en los músculos oculomotores, que son los responsables de la movilidad del globo ocular. Dependiendo de cada caso particular, se debilitarán o se reforzarán esos músculos para que el ojo pueda alinearse correctamente. Debido a la edad de los pacientes, en niños se realiza empleando anestesia general. La cirugía es ambulatoria por lo que al finalizar la intervención el paciente se podrá marchar a casa donde realizará el reposo necesario para concluir su total recuperación. En la mayoría de las ocasiones se consigue una mejoría notable en tan solo una cirugía. Pero hay que tener en cuenta que, en algunos casos, no se consigue una eliminación total del estrabismo de entrada, o que con el tiempo se pueden volver a desviar. Estas situaciones pueden requerir una segunda intervención.

Tratamiento del estrabismo en adultos

Existen tres alternativas para tratar el estrabismo en personas adultas.

1. Rehabilitación visual.

Consiste en una terapia ocular compuesta de una serie de ejercicios musculares. Es muy eficaz para mejorar los casos de insuficiencia de convergencia, un tipo estrabismo en el que los ojos no consiguen mantenerse alineados a la hora de enfocar objetos cercanos.

 2. Uso de gafas.

Las gafas con prismas sirven para corregir pequeñas desviaciones y evitar diplopías. El prisma es una lente en forma de cuña que tiene la propiedad de desviar las imágenes para hacerlas coincidir con la mácula de la persona con estrabismo. Los prismas no corrigen la posición de los ojos, ni rehabilita la musculatura. Tan solo ayudan a aliviar los síntomas para que el paciente pueda ver correctamente. El prisma, se puede incorporar directamente en la graduación de las gafas o adherirse como una pegatina sobre la lente, lo que se conoce como prismas de Fresnell.

3. Tratamiento con inyecciones de toxina botulínica.

Esta es otra alternativa adecuada tanto para adultos como para niños. Se aplica sobre aquellos músculos que presentan una excesiva actividad debido a que su músculo antagonista está paralizado o ha perdido fuerza. Esta toxina, inyectada en dosis pequeñas, tiene la capacidad de paralizar los músculos de forma temporal. En el caso del estrabismo el efecto duraría unos meses. Tiempo suficiente para que la función de ese músculo se recupere hasta restablecerse la posición normal de los ojos. En los adultos, se aplica con anestesia tópica y en los niños se recomienda anestesia general debido a su falta de colaboración.

Tratamiento ambulatorio

Es un tratamiento ambulatorio en ambos casos y en un par de horas el paciente puede regresar a casa. Hasta el momento, se ha comprobado que la toxina botulínica es más eficaz en niños que presentan desviaciones horizontales (endotropía o exotropía). Pero también da buenos resultados en adultos con leves desviaciones en sus primeras fases. El efecto de las inyecciones tiene lugar a partir del 2º día hasta unos 10 días después.

En este plazo de tiempo, el paciente percibirá una desviación hacia el lado contrario a como se encontraba antes del tratamiento. Es decir, si en su estrabismo desviaba un ojo hacia dentro, notará que tras la inyección desvia hacia fuera. También puede presentarse una ptosis o caída del párpado y en algunos casos también se da una desviación vertical del ojo. Estos efectos suelen dar lugar a visión doble, pero todos ellos son transitorios y desaparecerán a partir del transcurso de un mes.

 

4. Cirugía de los músculos extraoculares

En el caso de los adultos, la intervención se puede realizar con anestesia local ya que no es una cirugía demasiado compleja. Tampoco es una intervención que requiera demasiado tiempo. En esta cirugía se operan los músculos oculomotores, que son los responsables del movimiento del globo ocular. La mayor dificultad de esta operación reside en la precisión que debe tener el cirujano para lograr mover los músculos en una cantidad exacta para que eliminen la desviación.
La operación de estrabismo consigue eliminar o reducir la visión doble. También ayuda a mejorar el paralelismo de los ojos, disminuir la fatiga visual y también contribuye a un cambio estético que facilita las relaciones interpersonales.

 

Riesgos en la operación de estrabismo

Como cualquier intervención invasiva, esta operación no está exenta de riesgos que el paciente debe conocer, aunque sean muy poco frecuentes.
En este tipo de cirugías las complicaciones más comunes son las hiper o hipocorrecciones. Esto no significa que no se pueda corregir toda la desviación o que la desviación se invierta hacia el otro lado. Sucede muy raramente, en especial cuando se usa anestesia tópica, pues se puede comprobar en el mismo quirófano. También puede producirse alguna pequeña hemorragia que se soluciona in situ, algún quiste o cicatriz en la conjuntiva o la visión doble tan temida. Esta última también es rara pues se puede ir resolviendo durante la intervención con la colaboración del propio paciente. Por lo general se trata de una intervención muy segura.

Postoperatorio de la cirugía de estrabismo 

Inmediatamente después de la cirugía, el paciente sentirá molestias en el ojo o los ojos. Esto es a causa de la manipulación de los tejidos extraoculares y por la irritación que provocan las gotas. Además, se presentará una inflamación de los tejidos perfectamente normal por la aplicación de povidona para desinfectar la zona y puntos en la conjuntiva. Los síntomas frecuentes son la sequedad ocular, la sensación de tener un objeto extraño metido en el ojo, lagrimeo, tirantez y en algunos casos visión doble.
Estos síntomas irán desapareciendo con el tiempo. Los pacientes podrán retomar su rutina al cabo de unos 3 días, aunque es muy probable que durante la primera semana tenga necesidad de permanecer con los ojos cerrados. Los puntos son reabsorbibles al cabo de 15 días. Durante ese tiempo el paciente tendrá una leve molestia de cuerpo extraño. El ojo permanecerá enrojecido durante 3 semanas o un mes y habrá que utilizar colirios específicos todo el mes.

 

 

Especialistas en estrabismo / estrabología

El estrabismo en niños y adultos puede y debe de ser estudiado en cualquier momento y edad. Una buena salud visual está relacionada con una mayor calidad de vida a todos los niveles.

garcia de oteyza ponencia estrabismo en niños y adultosEl Dr. Juan García de Oteyza. Ponencia Estrabología

 

Para un estudio exhaustivo de estrabismo en niños y adultos así como un tratamiento personalizado, puede solicitar una visita en la Clínica García de Oteyza. Contamos con doctores oftalmólogos y cirujanos con gran experiencia y reconocimiento internacional en estrabología.
También puedes contactarnos en el  teléfono 93 418 67 89 o en info@garciadeoteyza.es. También puedes reservar una cita directamente desde nuestro apartado web de contacto.